Manuel Bartlett: La peor escoria de la vida política del país

Manuel Bartlett: La peor escoria de la vida política del país

CONTRAESQUINA POLÍTICA

Fernando Martínez Plascencia

López Obrador: Cómplice de un criminal.

Manuel Buendía/kike Camarena: Asesinatos que alcanzan a López Obrador.

A propósito de la Consulta Popular, la peor escoria política que debería estarse proyectando en los reflectores políticos, o cuando menos en lonas si hubiera partidos de oposición, es la figura del ex secretario de Gobernación, Manuel Bartlett Díaz, y actual director de la Comisión Federal de Electricidad del gobierno de López Obrador, retrato grotesco y denigrante de lo que significa este gobierno.

Manuel Bartlett Díaz ha sido señalado una y otra vez por haber orquestado la abrupta caída del sistema electoral que en esos años del gobierno de Miguel de la Madrid Hurtado presidía como director del Registro Federal de Electores, con lo cual se alzó con el triunfo Carlos Salinas de Gortari, aquello fue el mayor fraude en la vida política del país, insuperable hasta hoy, imborrable también, con lo cual López Obrador se convierte en cómplice de uno de sus más desacreditados funcionarios.

Hay otros hechos que denigran y ensucian la explicación justiciera del gobierno de la Cuarta Transformación, que lo exhiben como uno de los gobiernos más corruptos, peor que los gobiernos prianistas.

Es cierto, la pregunta que deberá estar en las boletas de la consulta es todo un galimatías, no traerá nombres ni apellidos de ningún actor político, pero lo importante del «esclarecimiento de decisiones políticas del pasado» es que, si se analiza a detalle, incluye a las actuales autoridades o funcionarios de todos los niveles, entre ellos al peor Huachicolero del país, el que bloqueaba pozos petroleros que causaron miles de millones de pesos en pérdidas y que hoy despacha como presidente de México.

Mire si este no es el peor ejemplo de lo que predica López Obrador, Manuel Bartlett está inmiscuido en 2 hechos trascendentales, que marcaron un antes y un después en nuestro país, un parteaguas que desnuda al gobierno de Cuarta, uno de ellos tensó las relaciones políticas con Estados Unidos.

Uno de estos hechos fue el asesinato de Enrique Kike Camarena, Agente de la DEA, por parte del cartel de Guadalajara que dirigía Miguel Ángel Félix Gallardo, Ernesto, Neto Fonseca, y Rafael Caro Quintero, todos detenidos durante el gobierno de Miguel de la Madrid, pero que dejó un tufo maloliente por el edificio de Bucarelli, donde despachaba Manuel Bartlett como secretario de gobernación.

En estos hechos, se sabe, estuvieron involucrados agentes de la Procuraduría General de la República, así como de la dirección Federal de Seguridad que dependían del nefasto Manuel Bartlett, los cuales hasta donde se sabe, fueron protegidos, hay que recordar que en esos tiempos, tanto las rutas del narcotráfico, como los capos o jefes, eran impuestos y controlados por el gobierno, al revés de lo que hoy sucede, pero con los mismos ingrediente; la corrupción, complicidad e impunidad.

Ningún funcionario de gobernación, pese a que la DEA tenía información de estar involucrados fue detenido, y eso hasta hoy, no ha sido olvidado, al grado que el director de Electricidad no puede viajar a los Estados Unidos por temor a ser detenido, una persecución, una cacería en su contra que aún no termina.

El otro hecho es que, un año antes, en mayo de 1984, había sido asesinado el periodista, investigador y columnista célebre, Manuel Buendía, su columna Red Privada, daba cuenta cuenta de su capacidad de análisis político-criminal, de la información documentada, un crimen que no ha quedado hasta hoy plenamente aclarado, las pistas llevan a la CIA, al gobierno, al narcotráfico, y a la Dirección Federal de Seguridad, ahí donde estaba Manuel Bartlett, órgano al servicio del cártel de Guadalajara.

Muchas hipótesis se han tejido en torno al artero crimen de este extraordinario columnista que ocurrió en la tarde noche de ese 30 de mayo, un hombre que incursionó con valentía y sagacidad en la denuncia contra traficantes de armas, contra la CIA, que tenía muy claro que ponía en riesgo su integridad física al hablar de estos temas, un personaje que exploró e investigó la relación del Poder político con el narcotráfico, sabiendo que eso le costaría la vida….como así sucedió.

Por este asesinato estuvo detenido por muchos años, José Antonio Zorrilla, jefe de esta oficina de seguridad, dependiente de gobernación, ahí donde estaba el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) -hoy Centro Nacional de Inteligencia (CNI)-, quien le reportaba directamente a Manuel Bartlett.

José Antonio Zorrilla hoy está en su casa-si es que no ha muerto- siempre negó haber cometido dicho crimen, pero también dijo que sí sabía quién sí lo había hecho, ojalá algún día sepamos, si se atreve a escribir sus memorias, quien le ordenó planificarlo u orquestarlo, pero más allá de especulaciones, ya sea que haya sido la CIA, o un crimen político, donde se maquiló su asesinato fue en la Dirección Federal de Seguridad, bajo las órdenes del director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett.

Así que, ahora que estará la consulta popular dando vuelta por todo el país, promocionada de forma ilegal-aunque esta sea constitucional-por MORENA y sus funcionarios públicos, bien harían en preguntarse quienes hoy se desgarran las vestiduras diciendo que ya todo cambió, si al hacer esto no están mordiéndose la lengua y pisándose la cola, porque, además, muchos otros funcionarios del pasado hoy por obra y gracia de San Peje, ya son puros y santos. Ajá.

A ver si no en una de esas nos enteramos, con eso de que esta moda el «espionaje de Pegasus», que a San Peje las maletas llenas de dinero se las entregaba Manuel Bartlett, porque con Salinas, este dinosaurio, fue secretario de educación. Al tiempo.

Neopoliticatv.com

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer también x

A %d blogueros les gusta esto: