“Al diablo las instituciones”: una mancha más al tigre

“Al diablo las instituciones”: una mancha más al tigre

«Creo en las instituciones cuando nacen; crecen, se nutren y se forman… cuando se empoderan, se corrompen y se deforman»

A nuestro presidente le interesan las formas y no el fondo, los padres de la patria, pero no las madres de la patria. Ha descalificado toda crítica que él mismo hizo frente a gobiernos tan impunes como el suyo.

Banxico-STPRM

Buen inicio para el tema que hoy nos ocupa, porque de análisis no hay mucho ni nada nuevo que descubrir. Empero, por enésima ocasión, nuestro C. presidente; (como lo señaló aquella vez de que “al diablo las instituciones”) cuando se encabrita: se corrompe, toma, daca, pone, recompone y las violenta…, ahora en 2022 le toca al Banco de México (Banxico), ya que; como dicen nuestros líderes sindicales en nuestro Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), “de la forma acostumbrada”, por un comentario que acabó en un “disculpe yo pensé que” (sic), nuestro C. presidente generó preocupación a analistas, académicos y políticos, tanto por tratarse de una situación sin precedente, como también porque se estaba vulnerando la autonomía del Banxico… y aquí le paramos; porque con esto de la autonomía institucional, hay tela para cortar por rollos.

Observen asiduos lectores; que arriba comento de nuestros líderes sindicales en la presente nota, porque fue nuestro C. presidente en una acostumbrada mañanera, quien conociendo la deformación y/o transformación que hicieron de la Ley Federal del Trabajo en mayo de 2019, quien dispuso y ordenó, violentando nuestra Acta Constitutiva y Estatutos Sindicales, que la elección para el cargo del sustituto por gracia y jubilación de Carlos A. Romero Deschamps (que también él ordenó): fuera elección virtual-electrónica, por voto libre, directo y secreto, obviamente, violentando él nuestros estatutos, y la secretaria del Trabajo y Previsión Social, acomodando los tiempos y acordando con Romero Deschamps ¡lo que ya se hizo!… que, por cierto, se sabe fue la secretaría del Trabajo Luisa María Alcalde Luján quien operó todo lo concerniente a dádivas, emolumentos, honorarios y gastos sin comprobar, en esta nada transparente negociación con Carlos A. Romero Deschamps…así se escribió esa historia; porque hoy estamos viviendo otra…

Por Armado Uriastegui

Primera parte

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Leer también x

A %d blogueros les gusta esto: